Autorretratos de Cuerpo Presente

"AUTORRETRATOS DE CUERPO PRESENTE"/DANILO FILTROF
//Proyecto plástico creado para SUCURSAL MADERO (Agosto 2013) + Obra retrospectiva complementaria al proyecto.

Más información: www.sucursalmadero.tumblr.com

INAUGURACIÓN: Agosto 15, 2013.
Calle Madero 750, Centro de León, México.
Acceso libre a partir de las 20:30 hrs.


«El objetivo del arte no es presentar la apariencia externa de las cosas, sino su significado interno; pues esto, y no la apariencia y el detalle externos, constituye la auténtica realidad»
Aristóteles


Si bien el autorretrato se sugiere como uno de los ejercicios plásticos de mayor complejidad y que ha estado presente a lo largo de la historia en las diferentes culturas, su definición ha seguido un proceso de transformación en sus diversos valores. Y hablamos de complejidad desde el punto de vista sociológico, que sugiere el estudio del arte desde una perspectiva necesariemente multidisciplinar. En el punto de vista político, por ejemplo, con el arte barroco del siglo XVII, en el que el poder político se evidenciaba en el retrato como documentación del estatus y posición de los personajes que eran retratados. O desde el punto de vista antropológico, como el estudio del conjunto de técnicas y reglas usadas por el hombre para representar su realidad. Pero nos interesa indagar en el estudio del autorretrato desde lo filosófico, porque es alrededor de ello que se desarrollan las intenciones discursivas del autor, y es a través de estos cuestionamientos fundamentales que se crea cada una de las piezas que componen este proyecto. Si hablamos de términos y labores estrictas, y definimos el objeto de estudio de la Filosofia en -el ser universal-, en el arte correspondería a -el ser factible-. Es decir, la filosofia estudia los principios del ser y el arte los principios del hacer.

El trabajo de Danilo Filtrof se instala en aquello situado entre el ser y el hacer.
A través de la obsesiva exploración y documentación de sus propias experiencias, mediante la ejecución de trabajos en diversos materiales y formatos, ha logrado crear un lenguaje que es al mismo tiempo provocativo y violento, como discreto y delicado.

No resulta complicado dar lectura a los distintos trabajos que nos presenta el autor. Basta con relacionar las imágenes y darse cuenta que todas forman parte de una misma experiencia: la intimidad como punto de partida para el autoanálisis.

El autor nos propone:

"Si son las experiencias las que definen al individuo, entonces éste definitivamente no es en sí mismo.
Qué es entonces el hombre sino aquellos fragmentos de sí que han quedado disueltos en la enorme masa que significa su propio entorno, aquél que él ciegamente se ha creado, en todo aquello que ha transcurrido ya sea por una muy aparente decisión personal, o por la causalidad de aquella potencia universal que rige nuestra aún incomprendida existencia".

De esta manera nos queda claro cómo es que se nos presenta esta colección de imágenes como parte de una serie de autorretratos más allá de que no parezca exhibirse la figura del autor explícitamente en cada uno de las obras. El autor considera que cada pieza corresponde a una memoria muy particular, y que a pesar de que son todas estas imágenes experiencias cercanas a encuentros interpersonales, en su mayoría más bien eventos fugaces, al ser estas vivencias parte de la historia de un mismo individuo, con ello se logra dibujar un retrato que se comunica desde diferentes voces, y con ello se genera una lectura mucho más amplia.

Sobre la temática en común que manejan estas memorias:

"Si son mis propias experiencias las que me definen, entonces que sean experiencias de encuentro conmigo mismo a través del otro, que se me defina por la profunda relación que guardo conmigo mismo a través del encuentro más íntimo con el otro; y así quedemos fragmentados unos con otros en experiencias intensas, explorativas y placenteras, alejadas de elementos metafísicos inventados que no corresponden a las condiciones naturales de desnudés y a la complejidad que significa el acto sexual".

Podemos reconocer que en el título del proyecto se nos provoca a una especie de juego en el que -el autorretrato- queda en un término secundario en cuanto a la figura/imagen de quien lo realiza, y pasan a ser las escenas sexuales el objeto de configuración de la identidad del sujeto. Así, la presente invitación a observar esta serie de -autorretratos de cuerpo presente-, es en realidad una trampa que intenta sumergirnos en el ejercicio de hallar al autor involucrado en cada una de las escenas, y con ello, finalmente caer en la provocación de encontrarnos también a nosotros mismos.