DESCONSUELO (en dos movimientos)

Comunicado a la Sociedad Civil

 

Como bien sabemos, la producción del cine contemporáneo (como la del arte en general) se ha inclinado hacia una búsqueda y un esfuerzo desde los propios medios del autor, lo que ha derivado en el título de independiente. Mismo que sugiere el nacimiento de todo un género que ha logrado no sólo la aceptación sino el reconocimiento de las más importantes instituciones y festivales de todo el mundo.

Es por eso que, LA EXPENDEDURÍA a través de Fundación EPPCI A.C. invita a la Sociedad Civil a sumarse con su apoyo para la financiación del primer largometraje DESCONSUELO (en dos movimientos) del músico-cineasta Roberto Almeida-Junquera.


Roberto Almeida-Junquera
(México, 1987) Músico-Cineasta


Roberto Almeida-Junquera nació en la ciudad de Celaya, Gto. en el año de 1987. Se ha caracterizado por explorar diferentes medios. El espacio y sus diferentes percepciones son temas que siempre lo han atraído, explorándolo mayormente por medio del sonido y la imagen en movimiento. Almeida-Junquera siempre ha creído que generar cuestionamientos es más importante que clarificarlos. Formó el proyecto musical denominado “the sad mafioso” para potencializar los sonidos de la guitarra e instrumentos pre-grabados, generando varios paisajes de textura sonora que envuelven y sugieren ambientes al espectador. Su inclinación creativa se caracteriza por el autodidactismo, aunque ha sido reforzado por estudios en Diseño Industrial, Fotografía, Música, Cine e Ilustración; generando amalgamas que se concretizan en piezas que expanden los medios por los cuales partieron. Ha participado en diferentes exposiciones, festivales y conciertos; de manera colectiva y personal. Almeida-Junquera aspira a entablar una comunicación directa entre el espectador y la obra. 


Carta del Director:

 

Y así como el momento se esfuma poco a poco,
el amor entre Juan y Graciela se asemeja a un sonido largo y decadente... 

Desconsuelo (en dos movimientos) es un acercamiento al tiempo y su cualidad de transformación, mediante el cual se hace evidente lo efímero de los sentimientos y la existencia humana. Esto es, el hombre -como ser- busca auto-validarse mediante la repetición de actitudes y acciones; asumiendo así su valor y auto-definiéndose dentro de una serie de sucesos aleatorios y carentes de sentido: la vida. Es por esto que creo en la belleza de significar lo aparentemente no-significable en lo emotivo y difuso del recuerdo, idea que concuerda con una frase articulada por Bergman; “Cuando el filme no es un documento, es un sueño”. Seamos todos espectadores de una amalgama de imágenes cargadas de recuerdo y añoranza...

El fantasma de lo que fue...

Creo en la fuerza de lo simple, en la universalidad de lo cotidiano, quiero hacer cine para conocerme y para conocer mi entorno. Esta película es una aproximación interna, busco plasmar sensaciones que emergen cuando visito el espacio en donde la película se desenvuelve.

Juan cuida a su esposa mientras la creciente flama de la angustia lo consume, el tiempo transcurre de manera pausada alimentando la llamarada. La enfermedad se mantiene en Graciela, perdura; cubierta por la conciencia de lo que la rodea. Dos seres que comparten cariño, dos seres que comparten la vida.

En esos lugares donde caminé, pensaba sobre todo lo que podría ser. Me aislaba, me convertía en un ente que flotaba e imaginaba. Percibía el tiempo de manera diferente, conocí el detalle y la musicalidad de los sonidos; este es mi universo personal; lo frecuenté; fue mi primer acercamiento a visiones no citadinas. La forma en la que hablaban y lo que contaban los envolvía de un halo místico. Sus sucesos y momentos. 

Abundio deambula sobre espacios que fueron, intenta entregar un objeto. La transformación lo ha extraviado, intenta proseguir hasta la última de sus noches.

Una búsqueda inútil.

Eventos e historias que impregnan los muros, la narrativa de los ambientes. La narrativa del silencio. Un cine cercano al silencio. Los sonidos relatan una situación determinada, nos colocan en un contexto y ritmo. El detalle sonoro que acentúa la condición de los personajes. Como he mencionado antes; la musicalidad de lo habitual, todo ello apelando a la apreciación de los puntos y comas, la moción y la no moción. Cada contraparte con un peso y valor similar.

La vida y la muerte, lo que es y lo que fue.